Instalación y asignación de régimen para contribuyentes en el Sistema de Renta A.T. 2021

Instalación y asignación de régimen para contribuyentes en el Sistema de Renta A.T. 2021

En este artículo te explicamos los pasos necesarios para realizar la instalación y actualización del Sistema de Renta A.T. Edig 2021, así como también la solicitud de licencia y la asignación del régimen del contribuyente correspondiente.

Fechas de Declaraciones Juradas

Conoce los plazos de entrega para cada una de las declaraciones juradas A.T. 2021

Sistema Renta AT 2021

Conoce el sistema que te permitirá realizar el período de renta 2021

Declaracoines Juradas A.T. 2021

Realiza cada declaración jurada junto al Manual Ejecutivo Tributario Edig

Pasos para realizar la instalación del Sistema de Renta A.T. 2021 Edig

  1. Bajar el instalador desde la sección de descargas del sitio web Edig.
2. Hacer click derecho por encima del archivo instalador y seleccionar la opción “Ejecutar como Administrador“.
3. Permitir que el sistema cargue el inicio de la instalación.
4. Hacer click en el botón “Siguiente“.
5. Hacer click a la opción “Acepto los términos del contrato de licencia” y presionar el botón “Siguiente“.
6. Seleccionar nombre de usuario y hacer click en el botón “Siguiente“.
7. Seleccionar la carpeta donde se instalará el sistema. La carpeta por defecto tiene el nombre “GN“. Presionar el botón “Siguiente” una vez que se haya seleccionado la carpeta de destino.
8. Esperar mientras el sistema se instala en el computador.
9. El sistema abrirá una ventana nueva para informar la confirmación de la instalación. Se debe realizar click en el botón “Siguiente” desde dicha ventana.
10. Realizar click en el botón “Finalizar“. La instalación principal del Sistema de Renta A.T. 2021 Edig está completada.

Pasos para realizar la actualización del Sistema de Renta Edig A.T 2021

Nota: La versión del Sistema de Renta A.T. 2021 de Edig va cambiando conforme avance el período de declaración de impuestos.
  1. Bajar el actualizador desde la sección de descargas del sitio web Edig.
2. Hacer click derecho por encima del archivo instalador y seleccionar la opción “Ejecutar como Administrador“.
3. Hacer click en el botón “Siguiente“.
4. Hacer click a la opción “Acepto los términos del contrato de licencia” y presionar el botón “Siguiente“.
5. Seleccionar nombre de usuario y hacer click en el botón “Siguiente“.
6. Seleccionar la carpeta donde se instalará el sistema. La carpeta por defecto tiene el nombre “GN“. Presionar el botón “Siguiente” una vez que se haya seleccionado la carpeta de destino.
7. Esperar mientras el sistema se instala en el computador.
8. Realizar click en el botón “Finalizar“. La actualización del Sistema de Renta A.T. 2021 Edig está completa.

Instalación del Sistema de Renta A.T. 2021 Edig para un computador conectado a una red

  1. Buscar el archivo ejecutable ubicado en la carpeta GN, seguido de la subcarpeta BIN y posteriormente en la subcarpeta IRED21.
2. Hacer click derecho por encima del archivo instalador y seleccionar la opción “Ejecutar como Administrador“.
3. Permitir que el sistema cargue el inicio de la instalación.
4. Hacer click en el botón “Siguiente“.
5. Seleccionar nombre de usuario y hacer click en el botón “Siguiente“.
6. Seleccionar la carpeta donde se instalará el sistema. La carpeta por defecto tiene el nombre “GN“. Presionar el botón “Siguiente” una vez que se haya seleccionado la carpeta de destino.
7. La instalación pedirá el archivo RENTA.NET para identificar la unidad de red. Debe realizar click en el botón “Examinar” para buscar dicho archivo.
8. Buscar el archivo RENTA.NET. Por defecto se encuentra dentro de la carpeta GN y en la subcarpeta BIN. El sistema identificará el tipo de archivo para facilitar su búsqueda.
9. Realizar click en el botón “Finalizar“. La estación de trabajo cuenta ahora con el Sistema de Renta A.T. 2021 Edig.

Cómo realizar la solicitud de licencia para el Sistema de Renta A.T. 2021 Edig

  1. Ejecutar el Sistema de Renta A.T. 2021 Edig desde el menú de inicio o acceso directo.
2. Seleccionar el módulo de “Licencia” ubicado en la sección superior derecha.

Nota: Es necesario realizar doble click en el texto “Licencia” para ingresar.
3. Acceder a la pestaña “Registro de usuario” ubicado en la sección superior de la ventana, luego ingresar los datos del usuario y realizar click en “Enviar registro de usuario“.
4. Acceder a la pestaña “Solicitud de licencia” ubicado al lado derecho de la pestaña “Registro de usuario“. En esta ventana se debe revisar que los datos registrados sean correctos para luego hacer click en “Preparar información“.

 

5. La ventana entregará la información para que pueda ser copiada. La información del usuario debe ser enviada al correo logistica@edig.cl.

Es posible enviar un correo desde cualquier plataforma de correos. Debe ser enviado al correo logistica@edig.cl, incluir el asunto “Licencia Renta 2021 Edig” y escribir (o copiar y pegar) la información del usuario en el correo.
6. Esperar la respuesta de logística con el archivo de licencia. Se debe acceder a la pestaña “Activación de licencia” ubicado a la derecha de la pestaña “Solicitud de licencia” y realizar click en el símbolo de carpeta amarilla para buscar la licencia recibida por logística.

Este paso se realiza una vez que logística responde la solicitud por la licencia y envía el archivo. Este archivo debe ser descargado en el computador.
7. Se buscar la licencia en la ubicación donde haya sido descargada. Se selecciona el archivo y se realiza click en “Abrir“.

Con ello, de regreso a la pestaña “Activación de licencia“, se realiza click en el botón “Activar Licencia” ubicado por debajo del buscador de la licencia. Los cuadros que acompañan a los nombres de los productos en el cuadro principal de la ventana serán marcados con tickets, indicando la activación exitosa del sistema.

Cómo realizar la asignación de un régimen para un contribuyente en el Sistema de Renta A.T. 2021 Edig

  1. Ingresar al Sistema de Renta A.T. 2021 Edig para ingresar al módulo “Administrador” ubicado en la esquina superior derecha de la pantalla.

Nota: Es necesario realizar doble click en el texto “Administrador” para ingresar.
2. Ingresar la contraseña del administrador.
3. Hacer click en la fila del contribuyente ubicado en el cuadro principal de la ventana. Realizar click en el botón “Modificar” para entrar a los ajustes de su información.
4. Buscar la sección “Régimen Tributario NUEVO” y realizar click en el ícono de la lupa ubicado en la esquina inferior derecha del cuadro.
5. Hacer doble click en cada celda del cuadro inferior para llenar los datos del régimen del contribuyente:

  • Tipo de régimen: Asignar si el contribuyente está acogido al Régimen 14A Semi Integrado, 14D N° 3 Pro Pyme General, 14D N° 8 Pro Pyme Transparente u otro.
  • Acción: Considera si el contribuyente ingresa a algún régimen o bien ingresa a un régimen a partir de uno anterior.
  • Fecha de inicio: Fecha donde el contribuyente ingresa al régimen.
  • Fecha Final: Fecha donde finaliza el período del régimen acogido por el contribuyente.
  • Observación: Información del contador. La información escrita estará reflejada en la fila del contribuyente dentro de la ventana e-Administrador.
  • Tipo de contribuyente: Considera el tipo de empresa del contribuyente.

Presionar el botón “Aceptar” una vez que se haya ingresado toda la información.

 

6. La información escrita estará registrada en el perfil del contribuyente. Debe presionar el botón “Aceptar” para finalizar la modificación.
La auditoría: ¿Una necesidad u obligación?

La auditoría: ¿Una necesidad u obligación?

¿Por qué es importante auditar un negocio independiente de su tamaño?

 

“No necesito auditorias, no tengo deudas y nadie me pide estados financieros auditados “o bien, “No tengo recursos para destinarlos a una auditoria”, “El año no ha estado bien para nuestro negocio, particularmente la pandemia y el estallido social nos afectó mucho.”

Son las respuestas que frecuentemente escuchamos de no pocos empresarios en nuestro País frente a la pregunta “por qué no auditar los estados financieros de sus empresas”.

Una auditoria representa una voz independiente respecto de las afirmaciones que hace una empresa sobre su posición económico-financiera.

Una auditoria de estados financieros adquiere mayor importancia particularmente cuando los negocios no han estado buenos y la empresa está pensando seriamente en acogerse a un proceso de reorganización o quiebra.

Demostrar que no fue una quiebra fraudulenta se torna más complejo cuando la empresa no ha sido objeto de auditoría externa a sus estados financieros.

Una auditoría externa permitiría establecer si es cierto, o no, lo que la administración de una empresa está diciendo mediante sus estados financieros en cuanto a lo que tiene o lo que debe o si los ingresos y los gastos lo son.

La historia de una empresa y su desempeño se puede leer a través de la contabilidad y sus estados financieros. Los números le hablan a quién sabe leerlos. Si la misma ha sido objeto de auditoria a sus estados financieros entonces le otorgará un mayor grado de confianza a quienes deban hacer uso de dicha información.

Si algo no está adecuadamente representado en la contabilidad y sus estados financieros, la auditoría lo podría identificar de forma tal que la entidad lo corrija; Información errónea puede conducir a evaluaciones y decisiones erróneas.

Sin duda que no es lo mismo que sean los auditores externos contratados por la propia empresa quienes detectan los casos de representaciones incorrectas y esta los corrija a que sea un tercero quien lo detecte; En este último caso, cuando el tercero las informa podría ser tarde el tomar acciones correctivas apoyando la gestión del negocio y debido a que la auditoria no se hizo por decisión propia, y es un tercero quien lo detecta, el riesgo reputacional y la confianza en la Administración están en serio peligro y, consecuentemente, también podría llegar a estarlo la continuidad de operaciones de la empresa.

 

nuestro servicio de auditoría ayuda a resolver la necesidad de verificar la contabilidad de tu empresa

 

Las Ventajas De Una Auditoría

 

Como ya se mencionó anteriormente, el contar con una opinión independiente sobre los estados financieros de una entidad fortalece la credibilidad de estos y además permite identificar y corregir desviaciones en la aplicación de las normas contables, así como también identificar representaciones materiales significativas como consecuencia de errores o irregularidades.

En este último aspecto, si bien no es el objetivo de la auditoria el detectar fraudes, el auditor habrá de aplicar ciertos procedimientos que tengan por objetivo mitigar el riesgo de representaciones incorrectas originadas como consecuencia de fraudes.

El solo hecho de contar con auditorias de estados financieros crea un ambiente de control que favorece el logro de objetivos por la vía de una mayor conciencia en la ejecución de las tareas, facilita la toma de decisiones al contar con información que tiene mayor grado de confiabilidad y le da una mayor tranquilidad a la gerencia, al directorio y a los propietarios.

 

¿Qué sería considerada una auditoría adecuada?

 

Teniendo en consideración que el objetivo de la auditoria a los estados financieros contables es contar con una opinión por parte de un tercero independiente, sobre la razonabilidad de dichos estados financieros y que los mismos estén exentos de representaciones incorrectas significativas, una auditoria adecuada es aquella que pone el foco y la atención en los riesgos de representaciones incorrectas significativas. En este punto se hace relevante que el auditor “entienda el negocio de la empresa objeto de auditoria y el entorno de control en el cual esta se desenvuelve.” (en la auditoria es también valida la expresión que ya por mucho tiempo aplican muchas entidades financieras “conozca a su cliente”) y “que los procedimientos que decida aplicar respondan a su entendimiento de los riesgos identificados”.

De lo anterior se desprende que debiera de existir un adecuado nivel de involucramiento de parte del auditor mas experimentado en el proceso de planificación del trabajo, ejecución del mismo y emisión del informe. Un proceso de control de calidad del trabajo de auditoria debiera de estar presente para asegurar que el trabajo cumple con las normas de auditoria.

Una auditoria debe cumplir con las normas de auditoria generalmente aceptadas, las cuales se refieren a cómo debe el auditor actuar en todas y cada una de las fases del proceso de auditoría, destacando entre ellas la declaración de independencia y el escepticismo profesional.

No son pocas las ocasiones en las cuales el auditor enfrenta dilemas de independencia, ya sea de mente como también económica. Esta última, la independencia económica, es hoy por hoy uno de los aspectos que no ha podido ser resuelto en su totalidad toda vez que el ente auditado es a su vez quien contrata y paga los honorarios del auditor.

Si bien hay medidas orientadas a mitigar este riesgo de falta de independencia económica (en nuestra legislación ninguna empresa cliente puede representar más del 15% de los ingresos totales que percibe la empresa auditora; otra norma establece que las empresas de auditoria deben ser sociedades, lo que en alguna medida viene también a crear un ambiente de control al existir más de un socio y también existe una norma que cada cierto tiempo vuelve a estar en la palestra, sobre rotación del equipo de auditoria, que establece que se debiera de rotar al menos cada 5 años al equipo a cargo de una auditoria) ninguna de estas medidas elimina el riesgo de falta de independencia económica y/o mental y representan solo medidas mitigantes del riesgo.

 

Recomendaciones de softwares o elementos de la plataforma informática como apoyo al proceso de datos.

 

La contabilidad como herramienta de apoyo a la gestión requiere de soportes informáticos, los que deben ser cuidadosamente seleccionados y teniendo presente los requerimientos de control e información de los distintos niveles de dirección dentro de una organización.

Hay en el mercado distintas opciones disponibles, incluyendo algunas gratuitas, como aquella que el Servicio de Impuestos Internos (SII) pone a disposición de los contribuyentes. Sin embargo, respecto de esta última, ha de tenerse en consideración que dicho sistema está orientado al cumplimiento tributario y no necesariamente a dar respuesta al objetivo de la contabilidad como herramienta de apoyo a la gestión de los negocios.

Algunos sistemas dentro del mercado están orientados a dar respuesta a los requerimientos de control e información y apoyo a la gestión de negocios.

Estos sistemas cuentan ya con bastante nivel de desarrollo y han asumido además el cumplimiento tributario, en particular con el concepto denominado “Corrección Monetaria”, derogado en Chile como norma contable al adoptarse las IFRS, norma contable la cual, sin embargo, sigue vigente para efectos tributarios por cuanto así lo dispone el artículo 41 de la ley de la renta.

Al respecto, cabe señalar que la condición que dio origen a esta normativa fue el alto nivel de inflación en nuestro país, el cual ya no está presente, por lo que mantener esta normativa vigente para efectos tributarios conlleva un mayor costo toda vez que tanto los inventarios de existencias como también los bienes del activo fijo deben seguir manteniéndose bajo un doble sistema de valorización y registro. En un cambio de nuestra legislación tributaria este debiera de ser uno de los aspectos a ser eliminados, lo que representaría un ahorro de tiempo y dinero para las empresas.

 

Impactos negativos que podrían ocurrir si no se audita un negocio

 

La falta de una mayor credibilidad sobre los estados financieros no auditados es el principal impacto negativo que se desprende de no contar con auditorias. Luego, cuando un administrador debe rendir cuenta de su gestión o bien para atraer inversionistas u obtener financiamiento, estos procesos siempre tienden a ser más complejos.

Por otra parte, si quien prepara la información es quien a su vez se revisa a si mismo (si es que lo llegase a hacer) no detectara errores que podrían por ejemplo resultar en:

  • Pagos duplicados
  • Ingresos de dinero no registrados o no registrados correctamente
  • Pagos de impuestos por montos incorrectos
  • Pagos de dividendos por montos incorrectos
  • Acceso a operaciones de financiamiento con información incorrecta que podría ser calificada como fraude.

 

Obligación de auditar una empresa en Chile

 

Salvo aquellas entidades reguladas y que por ley establecen la obligatoriedad de presentar estados financieros auditados, en Chile no es obligatorio el contar con estados financieros auditados.

Las entidades que deben contar con auditores externos requieren a su vez que los auditores externos estén a su vez bajo la supervigilancia de un ente regulador. En el caso de Chile es la CMF (Comisión para el Mercado Financiero, donde hoy hay 82 empresas de auditoría registradas para auditar compañías denominadas sociedades anónimas abiertas, las que por ley deben presentar estados financieros auditados por una empresa de auditoria registrada en la CMF) y en el caso de EEUU es la PCAOB (donde hoy hay 21 empresas de auditoría chilenas autorizadas para realizar trabajos en compañías que operan en el mercado público de Estados Unidos).

En general, los organismos reguladores distintos de la CMF, por ejemplo, el Departamento de Cooperativas o el Servicio de empresas públicas, exigen que las entidades que operan bajo su supervisión como ente regulador deben estar registradas en la CMF, ello como garantía de cumplir con ciertos requisitos asociados a la calidad del trabajo y cumplimiento de las normas de auditoria.

Chile, a diferencia de otros países tales como Peru o Mexico, no obliga a las empresas ser auditadas y no hay claridad respecto del por qué ello no es exigible.

Nuestro país tiene una economía abierta al mundo y contar con estados financieros auditados representa una ventaja para atraer inversiones y hacer negocios. De este modo, avanzar en esta dirección (al exigir la presentación de estados financieros auditados) partiendo tal vez por exigir a todas las medianas y grandes empresas con una facturación superior a UF 100.000 a que sean auditadas. Esto podría además realizarse con fines del cumplimiento tributario.

Contáctanos para recibir una auditoría que ayudará tu negocio.

una auditoría es necesaria para mantener la integridad y bienestar de la empresa
Don Luis Landa Contador Auditor, Managing Partner de ARTLChile Auditores Chile SpA

Este artículo ha sido escrito por Don Luis Landa, Contador Auditor, Managing Partner de ARTLChile Auditores Chile SpA, en colaboración a la alianza Edig-ARTL

Saldo Acumulado de Créditos: Registro SAC

Saldo Acumulado de Créditos: Registro SAC

El registro de Saldos Acumulados de Créditos (SAC) tiene por objeto llevar un control de los saldos acumulados de créditos por IDPC a que tendrán derecho los propietarios, comuneros, socios o accionistas de la empresa, sobre los retiros, remesas o distribuciones de rentas o cantidades afectas al IGC o IA, según corresponda, de acuerdo a lo dispuesto en el párrafo primero del N° 3, del artículo 56 y los párrafos 1° y 2°, del artículo 63, ambos de la LIR.

 

¿Quiénes deben realizar el registro de Saldos Acumulados de Créditos (SAC)?

 

Los contribuyentes sujetos al régimen de renta Semi Integrado y Pro Pyme general controlarán en este registro los créditos acumulados hasta el 31 de diciembre de 2016, separados de aquellos créditos generados a contar del 1° de enero de 2017, haciendo la distinción si dichos créditos tienen o no derecho a devolución.

 

 

El registro SAC, Saldo Acumulado de Créditos, es necesario para realizar declaraciones juradas. Conoce sus fechas de entrega.

Fechas de Declaraciones Juradas

Conoce los plazos de entrega para cada una de las declaraciones juradas A.T. 2021
Realiza el registro del saldo acumulado de crédito, conocido como SAC, con el Sistema de Renta At. 2021 Edig

Sistema Renta AT 2021

Conoce el sistema que te permitirá realizar el período de renta 2021 con facilidad.

 

Registro de Saldos Acumulados de Créditos en el Régimen Semi Integrado 14 letra A)

 

 

El registro de Saldos Acumulados de Créditos (SAC) corresponde al control de créditos por IDPC y Crédito por IPE, conforme la letra d) del N°2 de la letra A) del artículo 14. Su objetivo es llevar un control de los saldos totales de crédito por IDPC y por IPE (Según lo dispuesto en el artículo 41 A.) a que tendrán derecho los propietarios de las empresas sobre los retiros, remesas o distribuciones de rentas o cantidades afectas a los IF, de acuerdo con los artículos 41 A, 56 N° 3 y 63.

 

 

¿Cómo se realiza el registro de Saldos Acumulados de Créditos (SAC)?

 

 

Sin considerar la situación de los créditos acumulados al 31 de diciembre de 2019, el saldo del registro SAC originado a contar del 1° de enero de 2020 se compondrá por dos clases de créditos.

 

Primero

Primero, los créditos no sujetos a la obligación de restitución que establecen los artículos 56 N° 3 y 63, los cuales tienen su origen en el IDPC que grava la base imponible y que solo se registrarán en el registro SAC de las empresas sujetas al régimen Pro Pyme del N° 3 de la letra D) del artículo 14 o tratándose de créditos conforme al artículo 41 A, también en las empresas acogidas al artículo 14 letra A.

Segundo

Los créditos sujetos a la mencionada obligación de restitución y que corresponden al IDPC que grava la renta líquida imponible de las empresas sujetas a la letra A) del artículo 14 y también el crédito por IDPC que se encuentre asociado a los retiros o dividendos percibidos por empresas acogidas al artículo 14 letra A), desde empresas del mismo régimen o del N° 3 de la letra D) del citado artículo.

 

Sin perjuicio de lo anterior, cuando una empresa del régimen Pro Pyme del N° 3 de la letra D) del artículo 14, se incorpore al régimen de la letra A) del artículo 14, sea, por ejemplo:

  • En forma voluntaria
  • En forma obligatoria
  • Mediante una fusión de cualquier tipo o una absorción

 

Los créditos por IDPC sin restitución que se hayan generado en dicho régimen mantendrán esa calificación tributaria.

 

Este tratamiento se sustenta en la letra (i) del N° 3 de la letra D) del artículo 14 que contempla que los créditos con obligación de restitución son los que provienen de empresas acogidas al régimen de la letra A) de dicho artículo. Por lo tanto, en los casos descritos, los créditos generados mientras la empresa estuvo sujeta en el régimen Pro Pyme deberán controlarse en forma separada para su futura asignación, la que se sujetará a las reglas señaladas en el numeral iii de esta letra d).

 

 

Registro SAC respecto de los créditos acumulados al 31 de diciembre de 2019

 

 

Todas las empresas deberán controlar ambas clases de créditos en forma separada, distinguiendo dentro de cada uno de ellos los créditos que dan y no dan derecho a devolución.

Dichos créditos acumulados hasta el 31 de diciembre de 2019 no cambiarán su naturaleza, sea que se distribuyan o no a otras empresas, para efectos de su imputación contra los IF al momento del retiro, remesa o distribución, conforme lo contemplado en el artículo décimo y décimo primero transitorio de la Ley.

 

De esta manera, en el registro SAC se deberá distinguir entre:

 

Registro SAC sin la obligación de restitución

Se registrará el IDPC que grave la base imponible de empresas sujetas al régimen Pro Pyme del N° 3 de la letra D) del artículo 14 y que constituirá crédito para sus propietarios, el cual no tendrá la obligación de restitución. Asimismo, si las empresas acogidas al referido régimen perciben retiros o dividendos que lleven créditos asociados sin la obligación de restitución, dicha calificación se mantendrá y de esa forma deberán registrarlos en su registro SAC.

Sin perjuicio de lo anterior, según se señaló, si el crédito es asignado a retiros o dividendos percibidos por empresas sujetas al régimen de la letra A) del artículo 14, tales empresas deberán registrarlo como un crédito que tiene la obligación de restitución.

Se incorporará también al registro SAC el crédito IPE determinado sobre rentas gravadas en el extranjero el que no está sujetos a la obligación de restitución ni da derecho a devolución, incluyendo el crédito IPE que proviene de retiros o dividendos percibidos desde otras empresas. El control de este crédito se llevará en forma separada, distinguiendo entre aquel crédito acumulado hasta el 31 de diciembre de 2016 y el acumulado a contar del 1°de enero de 2017 (incluyendo, por tanto, en este segundo grupo el crédito IPE acumulado a contar del 1° de enero de 2020).

También constituirán créditos sin la obligación de restitución, aquel crédito por IDPC generado mientras la empresa estuvo sujeta al régimen del N° 3 de la letra D) del artículo 14, cuando posteriormente se incorporen a la letra A) del mencionado artículo, sea en forma voluntaria, obligatoria o mediante su fusión de cualquier tipo o una absorción. Para efectos de su control, estos créditos deberán registrarse en forma separada y debidamente identificados.

Por último, en conformidad a los artículos décimo y undécimo transitorio de la Ley, se incorporarán en el registro SAC sin la obligación de restitución, los saldos de créditos acumulados al 31 de diciembre de 2019 que tengan dicha naturaleza, considerarse como remanentes iniciales de dicho registro a contar del 1° de enero de 2020, tanto para lasempresas sujetas al régimen de la letra A) del artículo 14, como para las acogidas al régimen Pro Pyme del N° 3 de la letra D) del mismo artículo.Estas empresas deberán controlar en forma separada los créditos acumulados hasta el 31 de diciembre de 2016 y los acumulados a contar del 1° de enero de 2017, incluyendo si tales créditos tienen o no derecho a devolución.

Registro SAC sujeto a la obligación de restitución

A contar del 1° de enero de 2020, todos los créditos por IDPC que generen directamente las empresas sujetas al régimen de la letra A) del artículo 14, por la aplicación del IDPC sobre su RLI o que reciban a través de retiros o dividendos – sin importar el régimen al que se encuentre acogida la empresa que los distribuye o reparte – se acumularán en el registro SAC y tendrán la obligación de restitución.

Por lo tanto, las empresas sujetas a este régimen solo tendrán créditos por IDPC con la obligación de restitución, salvo que se trate de créditos sin restitución generados en la misma u otra empresa al 31 de diciembre de 2019 (según lo dispuesto en los artículos décimo y undécimo transitorio de la Ley), créditos de aquellos que contempla el artículo 41 A, o créditos por IDPC generado mientras la empresa haya estado sujeta al régimen Pro Pyme del N° 3 de la letra D) del artículo 14, y que posteriormente se incorpore al régimen de la letra A) del artículo 14, sea en forma voluntaria, obligatoria o mediante su fusión de cualquier tipo o una absorción.

Las empresas sujetas a la letra A) y al N° 3 de la letra D) del artículo 14, en este caso, cuando corresponda a retiros o dividendos recibidos desde empresas sujetas a la referida letra A), deberán mantener en forma separada la suma del crédito por IDPC que en caso de otorgarse a los propietarios de los IF, implicará la obligación de restitución en conformidad a los artículos 56 N° 3 y 63.

La obligación de restitución de la parte del crédito por IDPC que se indica, procederá en las siguientes oportunidades:

  1. Cuando el crédito por IDPC se impute en contra de los IF o contra cualquier otro impuesto que deba declararse anualmente,
  2. Cuando, por exceder el monto de los impuestos a los que se debe imputar, se solicite su devolución.

De acuerdo con lo señalado, dentro de los créditos sujetos a la obligación de restitución se encuentran los siguientes:

(i) Empresas sujetas a la letra A) del artículo 14:

  • El IDPC que gravó la RLI determinada a contar del 1° de enero de 2020,
  • El crédito por IDPC asociado a retiros y dividendos percibidos, sin importar el régimen de la empresa fuente de los repartos ni atender a si son informados o no con la obligación de restitución, y
  • El crédito por IDPC con la obligación de restitución acumulado al 31 de diciembre de 2019 (generado por la misma empresa o recibido asociado a retiros o dividendos percibidos).

(ii) Empresas sujetas al régimen Pro Pyme del N° 3 de la letra D) del artículo 14:

  • El crédito por IDPC que corresponda a los retiros y dividendos que se perciban, directa o indirectamente, de empresas sujetas a las disposiciones de la letra A) del artículo 14, de acuerdo con la letra (i) del N° 3 de la letra D) del artículo 14, y
  • El crédito por IDPC con la obligación de restitución acumulado al 31 de diciembre de 2019 (generado por la misma empresa o asociado a retiros o dividendos percibidos).

El crédito sujeto a la obligación de restitución solo puede tener su origen a contar del 1° de enero de 2017, fecha de entrada en vigencia del anterior régimen de imputación parcial de créditos que rigió hasta el 31 de diciembre de 2019. El saldo de este crédito se debe incorporar como saldo inicial del registro SAC a contar del 1° de enero de 2020, según lo prescrito en el artículo undécimo transitorio de la Ley, debiendo llevar un control separado entre el crédito que da derecho a devolución y aquel que no.

No obstante lo señalado precedentemente, no se aplicará la obligación de restitución del crédito por IDPC que corresponda por los retiros, remesas o dividendos gravados con el IA que sea percibido por un contribuyente afecto a IA residente en un país con el que Chile haya suscrito un convenio para evitar la doble tributación que se encuentre vigente y sea beneficiario de las rentas retiradas, remesadas o distribuidas, siempre que en dicho convenio se haya acordado que el IDPC será deducible del IA aplicable conforme al convenio o que se contemple otra cláusula que produzca este mismo efecto.

Tampoco aplicará la obligación de restitución a los contribuyentes afectos al IA residentes en países con los cuales Chile haya suscrito con anterioridad al 1° de enero de 2020 un convenio para evitar la doble tributación internacional, aun cuando no se encuentre vigente, en el que se haya acordado la aplicación del IA, siempre que el IDPC sea deducible de dicho impuesto o se contemple otra cláusula que produzca el mismo efecto. Este beneficio solo regirá hasta el 31 de diciembre de 2026.

Reglas aplicables al registro SAC

De este registro se deducirá el monto del crédito que corresponda otorgar sobre los retiros, remesas o distribuciones afectos a IF y el pago de IDPC que corresponda por las partidas del inciso segundo del artículo 21, salvo respecto del propio IDPC. También se debe deducir el IDPC que corresponda a aquellos gastos rechazados no afectos al impuesto único que dispone el inciso primero del artículo 21 o al tratamiento que contempla el inciso tercero de dicho artículo.

Para este efecto, de acuerdo con el N° 5 de la letra A) del artículo 14 de la LIR y los artículos décimo transitorio y undécimo transitorio de la Ley, el crédito se asignará de acuerdo al siguiente orden:

  1. Crédito acumulado a contar del 1° de enero de 2017:
    1. Crédito no sujeto a la obligación de restitución.
      1. Crédito sin devolución.
      2. Crédito con devolución.
    2. Crédito sujeto a la obligación de restitución.
      1. Crédito sin devolución.
      2. Crédito con devolución.
  2. Crédito acumulado hasta el 31 de diciembre de 2016:
    1. Crédito sin devolución.
    2. Crédito con devolución.

 

Las empresas acogidas al régimen de la letra A) del artículo 14, del saldo de los créditos con obligación de restitución deberán rebajar, a todo evento y como última imputación del año comercial respectivo, el monto de crédito que se determine sobre las partidas señaladas en el inciso segundo del artículo 21 que correspondan a ese ejercicio, con excepción del IDPC pagado. Cuando se establece que la deducción referida se realizará “a todo evento”, debe entenderse que se realizará incluso cuando la empresa no mantenga créditos acumulados en el registro SAC, pudiendo originar un saldo negativo.

Las empresas acogidas al régimen Pro Pyme del N° 3 de la letra D) del artículo 14 también harán el ajuste señalado en el párrafo anterior, rebajando el crédito no sujeto a la obligación de restitución.

El mismo tratamiento señalado en los dos párrafos anteriores se aplicará a los gastos rechazados no afectos al impuesto único que dispone el inciso primero del artículo 21 o al tratamiento que contempla el inciso tercero de dicho artículo.

A continuación, se presenta un cuadro resumen de la clasificación y orden de asignación de los créditos acumulados en el registro SAC, utilizando el formato correspondiente y distinguiendo el régimen que se trate:

 

 

Detalle Clasificación de créditos – Régimen de la letra A) del artículo 14
SAC
Acumulado a contar del 1 de enero de 2017 (Incluye nuevos créditos a contar del 1 de enero de 2020) Acumulado hasta el 31 de diciembre de 2016
Crédito por IDPC (factor de crédito) Crédito por IPE (tasa de crédito) Crédito por IDPC (factor de crédito) Crédito por IPE (tasa de crédito)
No sujeto a restitución acumulados hasta el 31 de diciembre de 2019 Sujetos a restitución Sin devolución Sin devolución Sin devolución Con devolución
Sin devolución Con devolución Sin devolución Con devolución
Orden de la asignación de créditos 1 2 3 4 * 5 6 *
Detalle Clasificación de créditos – Régimen del N°3 de la letra D) del artículo 14
SAC
Acumulados a contar del 01 de enero de 2017 (Incluye nuevos créditos a contar del 1 de enero de 2020) Acumulado hasta el 31 de diciembre de 2016
Crédito por IDPC (Factor de crédito) Crédito por IPE (Tasa de crédito) Crédito por IDPC (Factor de crédito) Crédito por IPE (Tasa de crédito)
No sujeto a restitución Sujeto  restitución Sin devolución Sin devolución Con devolución Sin devolución
Acumulados hasta el 31 de diciembre 2019 Acumulados a contar del 1 de enero 2020 Sin devolución Con devolución
Sin devolución Con devolución Sin devolución Con devolución
Orden de asignación de créditos 1 2 3 4 5 6 * 7 8 *

 

(*) Este crédito se asigna en forma conjunta con el crédito por IDPC que corresponda. Es decir, el crédito por IPE acumulado a contar del 1° de enero de 2017 se asigna con los créditos por IDPC acumulados también a contar de dicha fecha, y los créditos por IPE acumulados hasta el 31 de diciembre de 2016 se asignan con los créditos por IDPC acumulados también hasta dicha fecha.

Nota: Sin perjuicio del formato anterior, y de acuerdo a lo ya señalado por este Servicio, aquellos contribuyentes que perciban dividendos favorecidos con la exención del IGC de acuerdo al artículo 11 de la Ley N° 18.401 y con derecho a crédito por IDPC, deberán incorporarlos en el registro REX en una columna separada y el crédito correspondiente se incorporará al registro SAC también en una columna separada, el cual sólo se asignará a los retiros o dividendos imputados a las rentas exentas con las cuales se encuentran vinculados. En caso que los contribuyentes señalados mantengan en el registro REX rentas exentas con crédito y rentas exentas sin crédito los retiros o dividendos se imputarán, en primer lugar, a las rentas exentas que tengan derecho al crédito por IDPC.

 

 

¿Cómo se realiza el registro de Saldos Acumulados de Créditos (SAC) en el Régimen Pro-Pyme General?

 

El crédito por IDPC deberá registrarse en el SAC conforme a la letra d) del N° 2 de la letra A) del artículo 14 y se asignará a los retiros, dividendos y demás cantidades gravadas, conforme a lo dispuesto en la misma norma, esto es, se imputarán en primer término los créditos generados a contar del 1° de enero de 2017, comenzando por los créditos que se mantengan en el SAC que no tienen la obligación de restitución y, una vez agotados, se imputarán los créditos que se mantengan en el SAC sujetos a tal obligación.

Se hace presente que en el registro SAC se deberá controlar en forma separada aquella parte de los créditos por IDPC que tienen obligación de restitución de aquellos que no, y los que otorgan derecho a devolución en caso de resultar un excedente al momento de su imputación de aquellos créditos que no otorgan tal derecho, imputándose estos de acuerdo al orden de prelación indicado en el Nº 5 de la letra A) del artículo 14, comenzando por la asignación de los créditos sin derecho a devolución, y, una vez agotados estos, se asignarán los créditos con derecho a devolución.

Del saldo de los créditos sin obligación de restitución deberá rebajarse a todo evento y, como última imputación del año comercial respectivo, el monto de crédito que se determine sobre las partidas señaladas en el inciso segundo del artículo 21 que correspondan a ese ejercicio, con excepción del propio IDPC. Cuando se establece que la deducción referida se realizará “a todo evento”, debe entenderse que se realizará incluso en el caso que la empresa no mantenga créditos acumulados en el registro SAC, pudiendo originar un saldo negativo. El mismo tratamiento tendrán las partidas del numeral i del inciso primero del artículo 21 en aquellos casos que no resulte aplicable el impuesto único de 40% que contempla dicha norma.

En el caso de los contribuyentes que, antes de su incorporación al régimen del N° 3 de la letra D) del artículo 14, se encontraban sujetos a las disposiciones de la letra A) del artículo 14, el monto del crédito corresponderá al crédito por IDPC establecido en los artículos 56, N° 3) y 63, que se mantenga en el registro SAC a que se refiere la letra d) del N° 4 de la letra A) del artículo 14, el cual podrá seguir siendo imputado a los impuestos finales que deban pagar los propietarios a partir del año de incorporación de la Pyme al régimen del N° 3 de la letra D) del artículo 14, según lo señalado en esta letra manteniendo en todo caso la obligación de restitución en los casos que corresponda.

 

¿En dónde se lleva el registro de Saldos Acumulados de Créditos (SAC)?

 

 

Las empresas del régimen semi integrado y Pro Pyme general deberá llevar el registro SAC, para el control y registro del saldo acumulado de créditos por IDPC que establece el artículo 56 Nº 3 y 63.

 

Reconocerán como saldo inicial del registro SAC, el saldo acumulado de crédito en el registro SAC al 31 de diciembre del año anterior al ingreso al régimen, si tuvieren.

No obstante lo anterior, la Pyme estará liberada de llevar los registros RAI, REX y SAC, cuando las modificaciones de capital, retiros o distribuciones y en general las operaciones que afecten el CPT o los créditos respectivos se realicen mediante la emisión de documentos tributarios electrónicos, según establece este Servicio mediante una resolución.

 

 

¿Cuándo se debe realizar el registro de Saldo Acumulado Crédito (SAC)?

 

 

Las empresas deberán anotar el registro de Saldos Acumulado de Créditos (SAC) al término de cada año comercial y deben informarlo al servicio de impuestos internos en los plazos y forma que estimen.

 

 

Resuelve tus consultas del saldo acumulador de crédito (SAC) con ayuda de nuestros expertos tributarios.

¿Necesitas apoyo?

Contacta a nuestro equipo de expertos tributarios para recibir el apoyo que necesitas y así realizar el saldo acumulado de créditos y tus declaraciones juradas con éxito

0
    0
    Tu carrito
    tu carro esta vacío Regresa a la tienda