Recordemos que fue en octubre del año pasado cuando el Presidente Sebastián Piñera anunció el plan de aumentar la cotización individual de los trabajadores del 10% al 14% con cargo al empleador, en el marco de la reforma al sistema de pensiones.

Sin embargo, el proyecto que ya está ingresado en el Congreso podría atenerse a nuevos aumentos, según detalló el gobernante en el matinal de Bienvenidos. “El sistema tiene dos pilares: esta reforma además del 10% que pone el trabajador agrega un 4% adicional a cargo del empleador para que el ahorro sea de 14%. Algunos dicen que (el ahorro en la cuenta individual) tiene que subir a 18%. Estamos disponibles a extender el plazo y seguir aumentando ese aporte del empleador. Eso va a tomar tiempo“.

Bajo ese contexto, el mandatario contempla que el cambio del 14% será de forma gradual, con alzas efectivas en 8 años para no intervenir de manera negativa sobre la generación de empleos, pues significan mayores costos para las empresas. Además bajo el posible aumento, se sumarían 8 años más para poder llegar a una cotización del 18%, es decir, cuando hayan pasado 16 años de la aprobación de esta ley.

Por otro lado y según la evaluación de expertos, como también de la Asociación de AFP, es deficiente obtener una cifra del 14%, dado que en países desarrollados los trabajadores cotizan hasta el 20% de sus ingresos. “Algunos dicen que tenemos que subir al 18%. Les digo aquí, estamos disponibles a extender el plazo y seguir aumentando ese aporte del empleador”. Declaró el Mandatario.

Según José Miguel Martínez, experto laboral de Edig, esta nueva propuesta generaría cambios positivos para los pensionados. “Como el sistema de pensiones que nos rige está basado en la capitalización individual, es decir, mediante cotizaciones previsionales que financiarán las futuras pensiones de cada trabajador, mientras más plata se aporte a dicha cuenta, mayor será el monto de la pensión. Eso es una certeza matemática, por lo que sería un beneficio para el futuro pensionado, que el aporte de cotización que va a su cuenta de capitalización individual aumentara en un 4% adicional, llegando en un mediano plazo al 18%. Sería realmente bueno.”

Además sustentó uno de los detalles que podrían significar una desventaja para el mundo empresarial. “…el problema que se avizora es el financiamiento de dicho 4%, que será de cargo del empleador, por lo que encarecerá sobremanera la generación de empleos o los aumentos de sueldo, puesto que en definitiva, la carga financiera del empleador para las pensiones será de un 8% sobre la remuneración imponible del trabajador, que actualmente no tiene, lo que podría traducirse en un incentivo para disminuir la base imponible de las remuneraciones mediante artilugios tales como aumentar artificialmente los bonos de colación o movilización, pagos sin contabilizar, entre otros”.