El lunes recién pasado el director del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), Guillermo Pattillo, entregaba una noticia que generaba un verdadero terremoto nacional, la manipulación en las cifras del Índice de Precios al Consumidor (IPC) referente a los meses de agosto y septiembre de 2018, generando diversas reacciones y poniendo nuevamente en el huracán de la opinión pública al INE.

Inmediatamente después de la compleja conferencia de prensa realizada por Pattillo, ministros, parlamentarios, líderes sociales, economistas y distintos sectores realizaron un crudo análisis sobre la manipulación de 0,1 puntos porcentuales en la tasa de variación del IPC en los meses mencionados. Pero ¿qué efecto puede tener directamente en los trabajadores?

Para José Miguel Martínez, experto laboral de EDIG, “en agosto la variación del IPC tuvo un desajuste de un 0,1 % positivo, es decir, se aumentó artificialmente en esa cifra, lo que se traduce en un alza de $54 en la UF, parámetro que se utiliza para pagar entre otras cosas, créditos hipotecarios, préstamos, obligaciones con instituciones educacionales, etc.”.

En tanto para el mes de septiembre el experto laboral asevera que “fue a la inversa, la variación del IPC tuvo un desajuste negativo, es decir, disminuyó artificialmente en un 0,1 %, lo que se tradujo en una rebaja de la UF en la misma cantidad”.

 ¿Cómo podría afectar a los trabajadores en su relación con su empleador?

Según Martínez, “solo afectaría levemente los precios de los planes de salud de una Isapre para aquellos trabajadores que están afiliados a una y los trabajadores que han pactado con el empleador el descuento por planilla de sus remuneraciones, las cuotas destinadas a pagar dividendos hipotecarios por adquisición de viviendas”.

TRABAJADORES INDEPENDIENTES EN UF

Hay algunos sectores de la economía que pactan sus remuneraciones en UF, servicios independientes como creadores de plataformas digitales, desarrolladores web, programadores, fotógrafos, diseñadores, contadores, social media mánager, entre otros que en la mayoría de los casos cobran en Unidades de Fomento.

José Miguel Martínez señala que las remuneraciones de aquellos trabajadores que han pactado en UF los pagos por sus servicios van a tener una distorsión en sus salarios, ya sea en forma positiva o negativa.

Por ejemplo, si un trabajador independiente tiene pactado honorarios por 200 UF, la variación de sus emolumentos, tomando como parámetro el 0,1% de distorsión negativa que sufrió la UF en septiembre de 2018, tuvo una disminución de dichos honorarios de $10.000, lo que no habría ocurrido si el IPC indicado hubiera sido el correcto.

Sin duda la manipulación del IPC seguirá generando revuelo y habrá que esperar algunos meses para conocer el verdadero impacto que puede tener en la economía nacional, por lo pronto, el INE nuevamente pierde credibilidad ante la opinión pública y vuelve a poner en el tapete si este órgano del Estado es el más adecuado para sacar las distintas radiografías económicas de nuestro país.